López Ferreiro, Alonso García Santa María

Resumen

Antonio López Ferreiro, Historia de la Santa A. M. Iglesia de Santiago de Compostela, Santiago: Imprenta y Encuadernación del Seminario Conciliar Central, 1904, VII, págs. 136-138.

 

En el tomo VII de la monumental Historia de la Iglesia de Santiago en once volúmenes (1898-1911) de Antonio López Ferreiro (1837-1910) se dedican unas pocas pero significativas páginas a Alfonso de Cartagena, que fue deán de la catedral de Santiago desde 1415 hasta su elevación a la dignidad episcopal en 1435. López Ferreiro, escrutador infatigable de todo archivo y documento que estuviera a su alcance, aportó datos de primera mano sobre don Alfonso[1], y es citado siempre con respeto por erudito tan escrupuloso como fue Luciano Serrano. La breve reseña que en el libro cuarto, parte segunda (siglo xv), capítulo quinto, López Ferreiro dedicada a los que llama «Los dos siglos de decadencia» y a los «Varones ilustres que por este tiempo florecieron en Santiago», ha de leerse en contigüidad con el más amplio panorama que abarca el gobierno arzobispal de Lope de Mendoza, tan rico en giros y sucesos, pero también de la renovación cultural de la sede compostelana en aquellos años.

Además de la certificación documental del deanato de don Alfonso en la catedral de Santiago, el señalamiento de su morada en la ciudad, o la mención a su peregrinación y fundación de un aniversario en 1456 cuando ya era obispo de Burgos, muy poco antes de su muerte[2], López Ferreiro ofrece información sobre un manuscrito, hoy perdido, que se custodiaba en la Residencia de los Padres Jesuitas de Santiago de Compostela y que contenía al menos la traducción del De vita beata de Séneca. Este romanceamiento formaba parte principal del corpus senecano que don Alfonso, siendo todavía deán de Santiago, trasladó al castellano a instancias del rey Juan II de Castilla.

La noticia la recogió y amplió Antonio Portela Pazos en su Decanologio (1944, 153-154 n. 1): «En la residencia de PP. Jesuitas de Santiago guárdase como oro en paño un preciado volumen, bella obra caligráfica del siglo xv, de 156 páginas (el Sr. López Ferreiro estima que se trata del original) con el prólogo en cinco páginas, y versión castellana de esta obra de Séneca De Vita Beata, en 36 capítulos, acompañada de interesantes glosas al final de cada uno o en espacios marginales»[3]. Georgina Olivetto (2011, 23-26), siguiendo la noticia de López Ferreiro valorada por Fernández Gallardo (1998, I: 239; 2002, 87; 2012, n. 65), pudo ubicar este códice, a partir de la rúbrica y la glosa que copia López Ferreiro, en el conjunto de la tradición textual del corpus senecano de Alfonso de Cartagena, tipo delta (d) y subtipo en el que su autor aparece mencionado como deán de Santiago.

Salvo ocasional error he procurado realizar una transcripción meticulosa del texto publicado, con mínimos ajustes respectos a los usos tipográficos del mismo. La transcripción es manual y no se ha empleado ningún procedimiento de conversión electrónica.



[1] Todos los documentos del archivo de la catedral de Santiago de Compostela relativos a Alfonso de Cartagena conocidos hasta el presente han sido editados por Xosé Manoel Sánchez Sánchez en la sección Documenta de esta Biblioteca Cartagena.

[2] Para la edición y estudio del diploma de esta importante fundación, hasta ahora inédito, véase Xosé Manoel Sánchez Sánchez, Alfonso de Cartagena, Cultura, política y sociedad en Santiago de Compostela (1415-1435), Salamanca: Seminario de Estudios Medievales y Renacentistas (Documenta. Biblioteca Cartagena, 3), 2020.

[3] Para el deanato de don Alfonso en Santiago véase, más por extenso, Antonio Portela Pazos, «D. Alonso García de Santa María o de Cartagena», Decanologio de la Santa A. M. Iglesia Catedral de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela: Imprenta y Encuadernación del Seminario Conciliar, 1944, págs. 148-155.

 

Transcripción

[pág. 136]

En la serie de hombres ilustres que por este tiempo contribuyeron á dar fama y realce á la Iglesia Compos[pág. 137]telana, se destaca la figura del Deán, D. Alonso García Santa María, después Obispo de Burgos, y una de las lumbreras de España en esta época. D. Alonso era hijo del célebre judío converso Pablo Burgense. Ya era Deán de Santiago en el año 1416, en el cual, á 21 de Diciembre, presidiendo el Cabildo como tal Deán, é intitulándose Doutor en Lex, aforó á Alonso Martiz ciertas tierras en la parroquia de San Salvador de Meis. En el año 1434, muerto el Cardenal de Roma, D. Alonso Carrillo, que asistía como Embajador del Rey de Castilla al Concilio de Basilea, D. Juan II nombró para sustituirle al Obispo de Cuenca, D. Alvaro de Isorna, á nuestro Deán Don Alonso y á D. Juan de Silva, señor de Cifuentes. En este intermedio D. Alonso fué promovido á la Sede de Burgos, vacante por haber sido nombrado Patriarca de Aquilea su padre D. Pablo[1]. En el Concilio se distinguió tanto, según Eneas Silvio ó sea Pío II, nuestro D. Alonso, que fue aclamado honra del Episcopado (Praelatorum decus) y único espejo de sabiduría (unicum scientiae speculum). El mismo Eneas Silvio le calificó también de delicias de España (Delitiae Hispaniarum).

En Compostela D. Alonso había sucedido hacia el año 1415 en el Deanato al Bachiller en Decretos Don Antonio García y á D. Juan Alfonso de Madrid, Doctor in utroque jure; el cual á su vez había sido el inmediato sucesor de D. Gonzálo Sánchez de Bendaña, fallecido en el año 1405. Siendo D. Alonso Deán de Santiago, vertió al castellano varias obras de Séneca, y entre ellas el tratado de Vita beata, para el cual compuso un Prólogo [pág. 138] (cuyo original se guarda en la Residencia de los Padres Jesuítas de Santiago), que empieza así: «Aqui comiença el prologo que fizo el dean de santiago, fijo de don paulo obispo de Burgos en el tractado muy singular llamado vita felix que fizo el cientifico et muy virtuoso Seneca, el cual torno del latin en lengua castellana el sobre dicho dean para nuestro señor el rey don Juan segundo»[2]. A instancia de Juan de Zamora, secretario de D. Juan II, tradujo al castellano los dos últimos libros que escribió el célebre Juan Boccacio acerca de la caída de los Príncipes. A instancia también del Rey de Portugal D. Duarte, tradujo y anotó el Libro de Marco Tulio Cicerón, que se llama de la Retórica. Escribió además otras muchas obras, como Defensorium fidei; Anacefaleosis; Doctrinal de caballeros, etc., etc... El año 1456 vino en peregrinación á Santiago, en donde fundó un aniversario, que se celebraba el 6 de Junio de cada año. A la vuelta, falleció en Villasandino, lugar de la Diócesis de Burgos, el 12 de Julio de dicho año 1456.

En Santiago habitó D. Alonso en la casa en que ya había vivido su predecesor en el Deanato, D. Gonzalo Sánchez de Bendaña; la cual casa con una extensa huerta, se hallaba á la entrada de la Rúa nueva, viniendo de la Catedral.



[1] D. Pablo, antes de convertirse, había tenido tres hijos, D. Gonzalo, D. Alonso y D. Alvaro.

[2] En el capítulo XI, al fin, se lee la siguiente anéctoda: «En la yglesia de Santiago sic quondam acontecio que vna romera francesa fazia cosillas de deniegos a vn su fijo chiquillo de teta. E el niño reyase, et tanto gelas fizo que murió el niño, et llorando su madre despues dezia en su lenguaie: «o las nro. fil es morit de la risa.»

Notas al texto

Datos documentales y bibliográficos

  • Ubicación

    Santiago de Compostela, Archivo-Biblioteca de la Catedral de Santiago de Compostela

  • Documento originalAntonio López Ferreiro, Historia de la Santa A. M. Iglesia de Santiago de Compostela, Santiago: Imprenta y Encuadernación del Seminario Conciliar Central, 1904, VII, págs. 136-138.
  • Descripción

    Antonio López Ferreiro, Alonso García Santa María

  • Edición

    Juan Miguel Valero Moreno

  • Cita
    Carta de a de , ed. Juan Miguel Valero Moreno, en Biblioteca Cartagena [<http://bibliotecacartagena.net/documentum/lopez-ferreiro-alonso-garcia-santa-maria> Consulta: 25/11/2020].
    Citar este documento

Digitalizaciones de los originales