Diego de Burgos, Triunfo del Marqués de Santillana

Summary

La muerte de don Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana (†1458), desencadenó una reacción poética elegíaca cuyos frutos más inmediatos y granados fueron el Planto de las virtudes[ID 1708] de su sobrino, Gómez Manrique, dirigido a uno de los hijos del Marqués, Pero González de Mendoza («Mis sospiros despertad / esta mi pesada pluma»), y el Triunfo del Marqués[ID 1710] de quien fue su secretario, Diego de Burgos, a instancias del hijo primogénito de don Íñigo, Diego Hurtado de Mendoza (1417-1419).

En ambas composiciones, las virtudes (militares, políticas, culturales...) se comparan a las de ilustres hombres del pasado lejano y cercano, quienes, llegado el momento, levantan la voz en el marco del poema para celebrar la vida del difunto y la herencia de su fama. Tanto en el Plantocomo en el Triunfocomparecen dos de los más grandes obispos castellanos de mediados del siglo xv, ambos próximos, en vida a don Íñigo y a su círculo letrado. Se trata de Alfonso Fernández de Madrigal (†1455), el Tostado, obispo de Ávila, y de Alfonso de Cartagena (†1456), obispo de Burgos.

El contexto en que se incorpora a Cartagena en el Triunfoes el de una visión, por medio de la cual Dante Alighieri, que ejerce emblemáticamente de guía, muestra al autor «algunos sabios que allí estavan»(fol. 34ra). Preceden a don Alfonso Séneca, Quintiliano (hispanos) y Lactancio. Luego, entre los modernos, Petrarca y Boccaccio, a los que se une Enrique de Villena, buen conocedor de la tradición italiana y a quien se atribuye la primera traducción castellana de la Commedia. La estrofa siguiente (CVIII) es compartida por los dos Alfonsos, de Burgos y de Ávila, a los que se añade en su cierre a Juan de Mena, situado a la diestra de los anteriores.

El óbito de los prelados da ocasión a Diego de Burgos, que se declara cercano a ellos, de redoblar su dolor. Más adelante, los autores sembrados en la visión de Dante tomarán la palabra, permitiéndose así las intervenciones en estilo directo tanto de Cartagena (CLXII) como del Tostado (CLXIII), donde se elogia la devoción y amistad de Santillana.

 

El poema está compuesto por un sustancioso prólogo o proemio en prosa y hasta 236 estrofas de arte mayor en su versión más extensa. Se recoge en tres testimonios manuscritos y uno impreso. Edito aquí una selección de textos según el manuscrito 2763 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (S) [SA10], considerado el más antiguo de los conservados (ca. 1460) y el único que transmite el prólogo. El Triunfo ocupa en este manuscrito los fols. 24r-44r; lo precede el Planto de Gómez Manrique y le suceden los salmos penitenciales compuestos por Pero Guillén de Segovia. Ofrezco las variantes más relevantes del resto de los testimonios en el aparato crítico. Estas lecturas proceden de a) la parte cuarta del llamado Cancionero de Barrantes, hoy en Madrid, Biblioteca Nacional de España, ms. 22335, fols. 64r-77v (M) [MN55], donde también se lee el Plantode Gómez Manrique; b) el Cancionero de Oñate-Castañeda, Harvard, Houghton Library, ms. fMS Span 97, fols. 279-314 (O) [HH1], que contiene obras de Santillana, Mena, Fernán Pérez de Guzmán, Gómez Manrique o los salmos penitenciales de Pero Guillén de Segovia; c) el Cancionero General de Hernando del Castillo, 1511, fols. 52r-63v (G) [11CG], en su primera parte, donde el Triunfose sitúa entre las poesías del Vizconde de Altamira y las de Diego López de Haro, y que recoge, entre otros autores, composiciones de Santillana, Juan de Mena, Fernán Pérez de Guzmán o Gómez Manrique, en sintonía con la colección compilada en el Cancionero Oñate-Castañeda. Se han tenido en cuenta las ediciones de Severin (1990), Moreno Hernández (2008) y González Cuenca (2004).

 

Se ha optado por una transcripción conservadora, aunque uniformando el aspecto gráfico en cuestiones básicas (como la alternancia de u/v, i/j/y). Se desarrollan las abreviaturas. La separación de palabras, puntuación, acentuación y uso de mayúsculas va de acuerdo a la norma actual. En el aparato crítico, cuando es conveniente, se ofrecen las lecturas en forma paleográfica.

Transcription

[fol. xxiij; 24rb]

 

¶Tratado que fizo Diego de Burgos, secretario del señor marqués de Santillana, sobre la muerte del dicho señor Marqués.

 

¶Prólogo

 

[fol. 28ra] Comiença el tratado Triunfo del Marquésa loor e reverençia del ilustre e muy valeroso señor don Íñigo López de Mendoça, primero marqués de Santillana, conde del Real, conpuesto por Diego de Burgos, su secretario.

 

[fol. xxxiiijº; fol. 35ra]

 

[CVI]

 

Mira el estoico moral cordobés

Séneca, fuente de sabiduría,

cuyas dotrinas el noble Marqués

no sin gran fruto con tino leía;

verás el famoso que tanto sabía

en arte y letura, Quintiliano;

el pobre Latançio, gran scrivano

que contra gentiles tan alto escrevía.

 

[CVII]

 

Dos que modernos mi tierra engendró,

el uno diçípulo, el otro maestro,

Françisco Petrarca, que tanto escrivió,

el otro Vocaçio, verás do los muestro:

mira allí otro que en el reino vuestro

fue onbre notable, mas mal conoçido,

dio a Villena famoso apellido,

es don Enrique, más sabio que diestro.

 

[CVIII]

 

Verás otros dos varones notables

que ayer se partieron del siglo mundano

con mitras fulgentes e muy venerables,

que fueron gran onra del pueblo romano:

pastor fue de Burgos aquel más ançiano

y en Ávila el otro paçió la su grey,

amos dotores en la santa ley.

Verás Juan de Mena a su diestra mano.

 

[fol. 35rb]

 

[CIX]

 

¶Discribe el actor su turbaçión

 

Viendo nombrar los claros perlados

y el otro a quien tove yo tanto amor,

de lágrimas fueron mis pechos mojados,

soltóles la rienda el grave dolor,

ca ver dos lumbreras de tanta claror

en tiempo tan breve privada Castilla,

creçió la tristeza, dobló la manzilla

que ovo en la muerte del noble señor.

 

[...]

[fol. 39ra /xxxviij]

 

CLXII

 

¶Fabla don Alonso, obispo de Burgos

 

«Las cosas divinas oyó muy atento,

con ánimo puro, devoto, sinçero;

de la religión fue saldo çimiento,

en vida ganando el bien duradero.

Amigo de amigo, jamás verdadero,

y más en los tiempos de neçesidad;

mas nunca fue visto poner amistad

sino do virtud fallase primero».

 

CLXIII

 

Fabla don Alonso, obispo de Ávila

 

«Quando pensava del bien soberano

o cómo deviese a él pervenir,

fuyó los cuidados del siglo mundano

no menos que otros su propio morir.

Marqués elevado, de alto sentir,

almario de toda la sacra escritura,

coluna muy pura de nuestra fe pura,

la muerte vençió con justo bevir».

 

 

Editor notes

Documentary and bibliographic data

  • Location

    Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca

  • Original documentSalamanca, BUSAL, ms. 2763, fols. 24rb, 28ra, 35r y 39r.
  • Description

    Diego de Burgos, Triunfo del marqués de Santillana

  • Edition

    Juan Miguel Valero Moreno

  • Other editions

    Severin, Dorothy (Sherman), ed., El cancionero de Oñate-Castañeda, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990; Moreno Hernández, Carlos, Retórica y humanismo: el «Triunfo del Marqués de Santillana»(1458), Valencia: Universidad de Valencia (LEMIR), 2000; González Cuenca, Joaquín, ed., Hernando del Castillo, Cancionero General, Madrid: Castalia (Nueva Biblioteca de Erudición y Crítica, 26), 2004, I.

  • Citation
    Letter from Diego de Burgos to in 1458, ed. Juan Miguel Valero Moreno, in Cartagena Library [<https://bibliotecacartagena.net/en/documentum/diego-de-burgos-triunfo-del-marques-de-santillana> Requested: Oct 20, 2021].
    Cite this document

Digitalization of the original documents